la Iglesia y su opinión sobre el embarazo y la sexualidad adolescente

Es mundialmente conocida la postura que la iglesia tiene al respecto, sin embargo, encontramos fundamental demostrar con exactitud y claros ejemplos esto.

Con sorpresa damos cuenta de la elaboración de un manual de la educación sexual que la iglesia estaría promoviendo a la mayoría de los colegios católicos, palabras como masturbación, erección, métodos anticonceptivos naturales y artificiales, etc., no escapan a la conceptualización que realiza este manual, lo anterior con el propósito de dar una respuesta desde la moral cristiana a los desafíos que la modernidad plantea en ámbitos de sexualidad.

Por otro lado el objetivo que conlleva la elaboración de tal documento es promover la oposición a las parejas gays, el rechazo de los métodos anticonceptivos artificiales y por último la inconveniencia de tener relaciones prematrimoniales.

El padre Ruben Revello, aclara que la educación sexual escolar no debiera estar enmarcada en un ámbito biológico, sino más bien en la afectividad del amor otorgando claros fundamentos para vivir la sexualidad moralmente en plenitud. Así mismo el padre dice: “No es lo mismo decir a un chico que no tenga relaciones, sino que para que
éstas sean plenas debe ser en el marco de un matrimonio, donde los afectos no son por un rato” (Rubín, Sergio, 2005).

Por otro lado argumenta que una de las principales razones que fundamentan los impulsores de los proyectos de educación sexual es la prevención del embarazo adolescente y, por tanto, proponen dar información sobre todos los métodos anticonceptivos. “Nosotros también apuntamos a evitar el embarazo adolescente, pero no como proponen algunos programas de salud reproductiva mediante la ligadura de trompas, sino promoviendo las relaciones dentro del matrimonio”. (Rubín, Sergio, 2005).

Por ultimo dar cuenta que la iglesia católica nos dice que: “Una relación sexual fuera del matrimonio es pecado no solo por el hecho de estar fuera del matrimonio, porque así lo dice la ley (de Dios), sino por convicción de saber que esa pareja no tiene tanto contenido
de amor como para expresarlo en una forma más elevada de relación, como es el acto sexual. No tiene ese altísimo contenido de amor justamente porque no se atreven a tomar el compromiso matrimonial”(Rubín, Sergio, 2005).

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s